Parque Nacional de Garajonay

Los Parques Nacionales son Espacios Naturales amplios y poco transformados por la explotación u ocupación humana. Designado para proteger la integridad ecológica de sus ecosistemas, sus valores estéticos, educativos y científicos, Garajonay fue declarado Parque Nacional en marzo de 1981 e incluido en la lista de Bienes Naturales del Patrimonio Mundial de la UNESCO a finales de 1986. Además el parque es por definición área de sensibilidad ecológica en toda su superficie, a efectos de lo indicado en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención de Impacto Ecológico y tiene la consideración de zona de especial protección para las aves (ZEPA) según lo establecido en la Directiva 79/409/CEE relativa a la Conservación de las Aves Silvestres.

pn-garajonay-1

Su declaración como Parque Nacional se realizó en razón de su singularidad, diversidad biológica y la importancia de su bosque de laurisilva, un bosque esponja que funciona como recarga hidrológica de la isla y protección de los suelos. Uno de los rasgos más característicos del Monteverde son los ambientes nublados entre los 700 y los 1500 metros de altitud debido al choque de las masas de aire fresco y húmedo transportadas por los vientos alisios con las masas insulares. Su alta diversidad cuenta con un heterogéneo ecosistema forestal de gran complejidad, con cerca de 400 especies vegetales, la mitad de las cuales son autóctonas y muchas de ellas endemismos insulares: naranjero salvaje (Ilex perado), cedro macaronésico (Juniperus cedrus), barbusano (Apollonias barbujana)… a los que hay que sumar multitud de líquenes, hongos y musgos y una variada fauna con numerosos invertebrados y una gran riqueza de avifauna, destacando las palomas de la laurisilva (Columba bollii y Columba junoniae) o la chocha perdiz (Scolopax rusticola). garajonay

El corazón verde del Parque Nacional de Garajonay se encuentra enclavado en el municipio de Hermigua, en el Barranco de El Cedro. Además, en la zona de Los Aceviños podemos encontrar también monteverde, de gran riqueza ecológica y paisajística. Para descubrir y disfrutar de estas joyas ecológicas existe una red de senderos (LINK) que empieza y/o termina en el municipio de Hermigua, pistas que son accesibles tanto a pie como en bicicleta y plazas y zonas recreativas donde descansar y disfrutar del monte gomero. Para completar la experiencia, en todo el municipio los establecimientos alojativos y de restauración brindan al visitante lo mejor de nosotros: amabilidad, excelente servicio y los productos de nuestra tierra.

pn-garajonay-5